La Clave

La Clave

Fernando Ortiz situa el origen de la clave cubana como “nacida en la Habana entre los siglos XVI

y  XVIII”. / Carpentier dice: “las claves eran de uso corriente en la Habana en el siglo XVII”. /

Claves o clavijas de madera dura (acana, jiqui, guayacan, guachapil, jucaro, quiebrahacha, etc.) de

las que se usaban para el ensamblaje de los maderos de las naves”. (*) / “Para los trabajadores del

arsenal habanero, blancos y negros, libres y horros, galeotes y esclavos no debiose pasar inadvertido

el fino sonido musical de esas clavijas ( de corazon ) al ser percutidas entre si” (*) / “Las claves

pasaron a ser populares entre el pobrerio cantador por lo valioso de su sonoridad y por su facil

adquisicion.”(*} / Nunca los palitos de la “clave” son rusticos, sino manufacturados, perfectamente

cilindricos y tallados a torno mecanico. Solo asi pueden dar su limpia nota.” (*) / “Aqui [en Cuba]

el son de la clave lo da la misma naturaleza y los hombres se lo han robado. ?Que cubano no habra

oido el sonido penetrante de ese insecta llamado vulgarmente martinete ( cryllus, assimiIis ),

Acheba assimilis y tambien el de una ranita locuaz que en las noches selvaticas del tropico deja oir

con persistencia sus notas de acento percutiente y ritmica reiteracion.” (*) / “Se ha senalado en

Cuba que los ritmos que toca la clave en sus musicas son de indudable origen africano.” (*)

Todos los parrafos que apareceran marcados con (“) pertenecen a:

Fernando Ortiz, Los Instrumentos de la Musica Afrocubana, 5 Tomos

Editorial de la Direccion de Cultura, La Habana, 1952.

Oltras fuentes serean citadas oportunamente.